La vida de Nicholas Roerich, uno de los personajes más fascinantes del siglo XX, transcurre entre sus viajes, sus escritos y sus cuadros. Nació en 1874 en San Petersburgo. Desde niño demostró intereses aparentemente heterogéneos: el coleccionismo de objetos prehistóricos, minerales y monedas, el estudio de árboles y plantas y el dibujo. Su esposa Helena, a la que conoció tras estudiar Bellas Artes por vocación y Derecho por imposición paterna, tocaba el piano, escribió un libro sobre el budismo y tradujo al ruso “La Doctrina secreta de Madame Blavatsky” Juntos, Nicholas y Helena fundaron la sociedad mística Agni Yoga. Poco después Nicholas obtuvo el cargo de director de una sociedad artística. Desde este puesto impulsó la enseñanza conjunta de todas las artes y oficios: pintura, música, canto, danza, teatro, dibujo artístico y técnico, cerámica… Este enfoque holístico caracteriza toda su cosmovisión que culmina con su estandarte de la paz. Para él la filosofía, la ciencia y el arte, el conocimiento occidental y la sabiduría oriental, eran sólo partes de un todo dentro del cual adquirían sentido.

Una propuesta de María Teresa Román

Participan: María Teresa Román López profesora de Filosofía, UNED Jesús Callejo Cabo investigador y escritor, (Valderas, León; 1959)